Tel: (57 4) 362 1108 – (54 7) 362 6012 gerencia@heliflycolombia.com

Sabemos que entre más altitud, menos oxígeno tenemos, pero ¿a qué se debe?

El oxígeno (O2) un gas primordial para la vida, se encuentra en la atmósfera, una capa gaseosa que rodea todo el planeta para protegerlo de elementos externos (que se generan en el espacio)

Para que sea posible retener todos los gases dentro de la atmosfera, entre ellos el oxígeno, se genera una presión atmosférica.

La  presión es una fuerza que se ejerce contra algo, un ejemplo, cuando pones una piedra sobre una bomba, puedes notar que la superficie de la bomba se hunde un poco, ya que, busca llegar al centro. Por lo que, la presión atmosférica es la fuerza que ejerce el aire atmosférico sobre la superficie de la tierra.

Como es sobre la superficie de la tierra, podemos evidenciar que a nivel de mar hay mucho más aire, ya que la presión es mayor. Pero, entre más subimos, dejando la superficie, menos aire encontramos, debido a que la presión es menor.

Por eso, cuando te encuentras en grandes altitudes, es mucho más difícil respirar al no tener la presión suficiente.

Ahora bien, entrando en la duda que teníamos al comienzo, ¿cómo es posible entonces que en un avión, el cual se eleva a más de 15,000 pies de altura, se pueda respirar en óptimas condiciones?.

Para lograrlo, a los aviones se les realiza un proceso llamado presurización.

La presurización, es la creación de una atmosfera artificial similar, a la que tenemos nosotros en la superficie terrestre, dentro de la cabina de la aeronave. Para lograrlo ocurre lo siguiente: se toma el aire que entra a través de los motores del avión, una parte se calienta a temperaturas altas, para lograr el oxígeno que tenemos a nivel de mar. Una vez se logra, pasa por un proceso de enfriamiento y por medio de una válvula, se dispersa por toda la cabina, logrando así que sus ocupantes puedan respirar.

Ahora bien, un factor importante para lograr lo anterior, es el sellamiento hermético realizado a la aeronave con anterioridad, para que el aire generado no salga fuera de la superficie.

Existe la mínima posibilidad (como todo en la aviación) de que la cabina sufra una despresurización por una falla en el sistema, lo que ocasionaría la perdida de oxígeno.  Por eso, en los aviones se encuentran las mascarillas de oxígeno, las cuales sirven para respirar con normalidad por unos minutos mientras el avión desciende a una altitud inferior, donde la presión es mayor, por lo tanto, hay suficiente oxigeno para respirar por nuestros propios medios.

Si una despresurización de la cabina no es controlada a tiempo, los ocupantes de la aeronave pueden caer en una hipoxia, disminución del oxígeno disponible para las células del organismo, lo cual produce alteraciones en el normal funcionamiento del ser humano, al no obtener la energía necesaria. Entre los efectos que provoca, es la pérdida de conciencia, de capacidad para ejecutar diversas actividades y adormecimiento.

 

Compartir

Contact Us